Menu

Las leyes son de obligado cumplimiento

logonuevo4

DE: COORDINADORA DE INTEGRACIÓN

Nota Confidencial para Afiliados

 

LAS LEYES SON DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO

 

La normativa laboral vigente, incluida la reciente reforma de la negociación colectiva (artículo 87), indica que solo pueden sentarse a negociar las condiciones de traspaso de todos nosotros al banco (o bancos) aquellos sindicatos que hayan obtenido al menos un 10% de representatividad en las elecciones sindicales. Por tanto, son la Ley y los resultados electorales quienes impiden la presencia de UEA.

Una mesa negociadora puede constituirse con la firma de la mayoría sindical (es decir, con la suma de sindicatos que conjuntamente superen el 50% de representatividad), mayoría que conforma el tripartito. Si ellos y la empresa hubieran querido firmar el pasado 6 de julio, la mesa estaría constituida, UGT estaría en ella -porque no vamos a abandonar a quien representamos- pero lógicamente impugnaríamos dicha constitución POR ILEGAL si se pretende negociar en ella las condiciones de nuestro traspaso al banco. En ningún momento nos oponemos en que para las negociaciones de asuntos habituales de la Caja esté presente no sólo UEA, sino también el CIGA.

No firmamos el acuerdo laboral porque lo consideramos malo para la plantilla. El tiempo nos ha dado la razón, pues se ha demostrado aún peor de lo que nosotros valoramos en su momento. Pero eso no quiere decir, ante la complicidad con la empresa de quienes han estado en las reuniones de seguimiento, que vayamos a permitir que continúe incumpliéndose todo aquello que beneficia a los trabajadores, y seguimos exigiendo la negociación inmediata de garantías laborales y económicas para todos nosotros antes de que seamos traspasados al banco.

El retroceso de UEA en las últimas elecciones es consecuencia de sus actuaciones, no de que no sepáis diferenciar la verdad de la mentira, quien colabora con la empresa, y quien defiende vuestros intereses. El comunicado que enviaron anteayer, 21 días después de la reunión fallida para constituir la mesa, invita a especulaciones.

El cumplimiento de la ley obliga a que bien CSICA, bien CCOO o bien los dos tengan que ponerse de acuerdo con UGT para firmar un buen acuerdo, que contaría al menos con el 70% de representatividad, pues CSICA y CCOO no llegan conjuntamente al 50%, y UGT en solitario tampoco. Esto a la empresa no la conviene porque con el tripartito tiene garantizados sus objetivos. Si todos los sindicatos, independientemente de la representatividad alcanzada, pretenden los mismos derechos negociadores, ¿para qué sirven las leyes y las elecciones sindicales?

Es evidente el nerviosismo de UEA y de la empresa, especialmente de esta última, porque ve que la negociación de traspaso al banco se la complica. De ahí que intente presionarnos para vulnerar la legalidad, algo a lo que está acostumbrada por la permisividad de quienes se han olvidado a quién deben defender.

Una vez más, gracias por vuestro apoyo.

 

¡¡JUNTOS, SI PODEMOS!!   
Más en esta categoría: « Demasiado tarde nos dan la razón
volver arriba

Siguenos

Acerca de Nosotros

Empresas

Periódicos Digitales

Contenidos