Menu

Nuestra mejor decisión

Si algo quedó claro en la anodina reunión del pasado jueves con RR.HH., es la dependencia absoluta de nuestra matriz y el nulo poder de decisión de nuestros directivos. Extraímos conclusiones, pero la más relevante, por la falta de concreción de la empresa -y por ello nos vamos a centrar sólo en esto- es lo que ya sabíamos en UGT: la importancia para todos nosotros de aprobar el Mifid II si queremos seguir trabajando en el sector financiero.
mifidiilibroSe trata de una normativa Europea para todos sus países, y la empresa y España tienen que aplicarla.
 
Hemos solicitado desde UGT compensaciones, pero el problema gordo no es ese.
 
Hemos solicitado desde UGT un seguro de responsabilidad civil que cubra las consecuencias de la comercialización de productos. Ese tampoco es el mayor problema.
 
El verdadero problema es que nadie garantiza que los bancos no vayan a utilizar la excusa de la falta de titulación para despedir trabajadores, con ERE o sin ERE. Ya están despidiendo empleados por bajo rendimiento.
 
Por tanto, compañer@s afiliad@s, somos nosotros quienes tenemos el problema del MIFID II, no las empresas.
 
Éstas pueden cumplir la normativa con nosotros o contratando otros trabajadores. ¿Tiene futuro un director, subdirector o comercial que no apruebe el exámen, continuarán en su puesto? Y si no apruebas, ¿tienes posibilidades de promoción si no puedes vender productos? Los responsables de RR.HH. no saben, no contestan.
Por otro lado, estamos comprobando la apuesta de la banca por la digitalización, que no persigue otro objetivo que reducir costes con la desaparición de puestos de trabajo, muchos de ellos definitivamente y otros abocados a la subcontratación.
 
Para UGT la normativa MIFID no es más que un lavado de cara. Si realmente se pretendiera la defensa de los clientes ante las estafas de las que han sido objeto, no habría mejor vacuna que meter en la cárcel a los directivos. Pero de nada sirve lamentarse, que MIFID II sea injusto con los trabajadores una vez más, aunque eso no evita que sintamos rabia e impotencia.
 
Por tanto, si deseamos continuar con ciertas garantías en este banco y/o en el sector financiero, la mejor decisión personal de cada uno de nosotros sería presentarnos a las pruebas y conseguir el título. Por ello UGT ha solicitado y exigido también la universalidad: que todo el mundo pueda presentarse y poder conseguir la titulación.
 
Con el MIFID II no creemos que desaparezcan las malas prácticas, pero el título es imprescindible para todos los empleados de banca.
volver arriba

Siguenos

Acerca de Nosotros

Empresas

Periódicos Digitales

Contenidos