Menu

Sistema de Incentivos: ¿Por qué se desprecia al 23% de los trabajadores?

La empresa ha determinado que 665 de sus trabajadores son irrelevantes para ella, que no tienen derecho a participar en el nuevo sistema de incentivos. Mal comenzamos si para intentar motivar se excluye al 23% de la plantilla. Muchos de ellos vienen realizando jornadas interminables ¿así se les reconoce?

todoslostrabajadoresEn UGT pensamos que esta discriminación puede llevar al descontento, no tanto por el importe, del que ya hablaremos, sino por el simple hecho de ser despreciados. Mal empieza un sistema de incentivos que desincentiva de entrada a un porcentaje importante de sus trabajadores.

Para UGT el Sistema debería ser un medio de reconocimiento al esfuerzo, compromiso y dedicación que el Banco recibe de TODO SU CAPITAL HUMANO, es decir, cualquier sistema retributivo debe ser UNIVERSAL para pretender ser incentivador. ¿Qué sucedería si los compañeros que son excluidos dejan de atender a la red de oficinas con el mismo interés que hasta ahora, de ir por las tardes para sacar el trabajo de la empresa?

El sistema que la empresa ha decidido implantar unilateralmente brilla también por la ausencia de transparencia y objetividad.

Comenzando por esta última, para UGT es inamisible que alguien pueda decidir la no percepción de los incentivos de un trabajador habiendo alcanzado los objetivos marcados. ¿Qué criterios se utilizarán para injustamente no liquidar incentivos a quien ha conseguido objetivos: el color del cabello, la altura, el peso? ¿Quién o quienes lo decidirán?

De igual modo, en UGT nos parece sospechoso que nuestra empresa, que no se caracteriza por su generosidad, vaya a compensar graciosamente a quien no haya conseguido los objetivos de negocio, salvo que se pretenda pagar la lealtad, afinidad, o hacer la ola. Ni para un caso ni para otro se contemplan en el modelo los criterios para retirar los incentivos económicos a quien los consigue, o liquidarlos a quien no los consigue. Sólo se recoge en el documento un simple “con carácter excepcional y de manera justificada”. ¿Quién decide la excepcionalidad? ¿Ante quién se justifica? Desde luego ante la representación legal de los trabajadores no, a los que se nos ha apartado del modelo de modo descarado: antes de informarnos del modelo ya lo habían aprobado la Comisión de Retribuciones y el Consejo de Administración. Incluso se realizaron presentaciones a algunos grupos de trabajadores, a las que sí acudieron máximos directivos. A la reunión del pasado jueves NO.

Este menosprecio a los sindicatos no tiene sentido, puesto que nuestras opiniones e informes no son vinculantes para la empresa en sistemas retributivos extraconvenio, como es el caso.

Tampoco es admisible para UGT que un trabajador que ha cumplido sus objetivos deje de percibirlos porque no los haya conseguido su unidad.

Extraña herramienta de (des)motivación o (des)incentivación ha decidido la empresa: como hemos demostrado no es universal, ni transparente, ni objetiva, ni justa. Eso sí, es unilateral. 

volver arriba

Siguenos

Acerca de Nosotros

Empresas

Periódicos Digitales

Contenidos