Menu

«QUE PLAN TENEMOS»

logougt

Estimad@s compañer@s:

En las visitas que se están cursando a las zonas, el Director General, no sabemos si ilusionado por seguir trabajando hasta los 70 años, ha afirmado con rotundidad que la futura Caja, de la que no duda devolverá las ayudas del FROB antes de plazo, estará en condiciones de participar en nuevos procesos, que incluso aventuró se producirán en unos doce meses. Vamos a recordarle la norma novena de la normativa FROB, por si tanta emoción le ha nublado la memoria (o, como ya demostró con el plan de viabilidad, ni siquiera la ha leído):

«Salvaguardias a la distorsión de la competencia:

1.- En tanto se mantenga la ayuda del FROB, las entidades beneficiarias se comprometerán a:

a)     no llevar a cabo planes de expansión mediante la adquisición de entidades»

Puesto que no es discutible la imposibilidad de devolver el préstamo FROB en tan corto espacio de tiempo, y por tanto no podremos adquirir otras entidades, ¿nos oculta algo el director? De acuerdo con la normativa sólo podremos participar en un nuevo proceso de concentración por imperativo del Banco de España, y éste se produciría en caso de que la situación de la nueva caja no fuera tan idílica como nos la están pretendiendo vender.

Presumiendo de una envidiable posición de liquidez, informa también que no entrará nuestra Caja –y tampoco la futura- en ninguna guerra de pasivo, a la vez que las zonas reciben autorización y precios para contener la sangría. La liquidez tiene que ser muy holgada, pues a pesar de que Caja España y Caja Duero han perdido muchos recursos ajenos en el primer trimestre, no es necesario revisar el plan de viabilidad. Esto tiene su lógica: como era imposible cumplirlo con los datos a diciembre, tampoco se cumplirá con menos recursos, por tanto, ¿para qué revisar el plan?

Si a ello unimos, contrariamente a lo que contempla el plan para el año 2010, que en lugar de recuperar provisiones ambas cajas están provisionando a destajo, es evidente que el plan de viabilidad no precisa revisión.

Dicho plan elimina totalmente para los próximos cinco años los ingresos procedentes de “resultados de operaciones financieras”, que en el primer trimestre de este año son la estrella de nuestra cuenta de resultados. A pesar de ello, el plan de viabilidad no precisa revisión.

¿Y la normativa impuesta recientemente por el Banco de España que obliga a provisionar al 100% los inmuebles pasado un año de la adjudicación, así como acelerar la dotación de otros préstamos en mora? Pues tampoco afecta, por lo que no es necesario revisar el plan de viabilidad. ESTA FUSIÓN PUEDE CON TODO.

Nada nos puede extrañar, pues quienes están amenazados de ser expedientados sólo pueden seguir la estrategia de “patada a seguir”, como tantas otras han dado. Lo cierto es que la situación de ambas cajas ha empeorado, ¡Y de qué modo! Por tanto, lo que antes era inviable, ahora se ha convertido en imposible.

También viene informando el Director de las magníficas condiciones para los que se van, y de la mejora salarial para aproximadamente el 90% de la plantilla resultante tras la fusión (apenas 300 empleados no verán modificada su situación). Sin embargo se niega a enviar las simulaciones que le solicitamos para toda la plantilla, teniendo una ocasión magnífica con ello para ganarse adeptos y presumir de un magnífico acuerdo laboral.

Compañeros, somos conscientes todos de una situación que hace tiempo anticipamos, aunque no con tanto alcance. Estamos soportando actuaciones casi mafiosas, con llamadas anónimas a algunos de nuestros delegados y sus familiares, cartas anónimas de muy mal gusto,  insultos, falsedades, etc.., que aunque indignan no van a conseguir que dejemos de cumplir con nuestra obligación, decidida libre y democráticamente por todos los delegados. Pierden el tiempo quienes piensen que con amenazas y calumnias conseguirán desviarnos de nuestra responsabilidad. Y nuestra responsabilidad está del lado de los trabajadores, no de directivos y políticos.

Entendemos la ansiedad de muchos compañeros por abandonar este barco lleno de goteras, también el miedo de otros a perder su empleo, así como de los que no trabajan en oficinas, porque muchos de ellos tendrán que hacer la maleta y trasladar a sus familias donde les ofrezcan un puesto de trabajo o aceptar una baja poco indemnizada. Pero la ansiedad y el miedo no son buenas consejeras.

Aún hay tiempo para buscar mejores alternativas que no van a valorar quienes están al frente de la Caja, porque perderían la coraza que ahora tienen y cuantiosos ingresos en los próximos años. Como estaréis observando, son muchas las cajas que están buscando en estos momentos alternativas que mejoren su situación -Caja Ávila y Caja Segovia han rechazado la imposición política de unirse a Banca Cívica y Caixa Girona se une a la Caixa- y hay varias opciones con las que todos los empleados saldríamos mejor parados, los que se van y los que se quedan. Estas opciones pasan inexcusablemente por impedir algo que sabemos muy difícil, pero que estamos intentando con todas nuestras fuerzas: que la asamblea rechace esta fusión inviable que resultaría traumática para los empleados de Caja Duero.

Sobre las llamadas al miedo de quienes a falta de argumentos para defender el proyecto vaticinan que si la asamblea no aprueba la fusión el Banco de España intervendría las dos Cajas: ¿Quiere esto decir que están para ser intervenidas las dos? Entonces, con mayor motivo debemos seguir luchando para que esta fusión no salga adelante. ¿Qué futuro tendrían los empleados de CCM y Cajasur si se hubieran fusionado ambas cajas?.

Gracias a tod@s por vuestra confianza. 

¡JUNTOS, SÍ PODEMOS! 

¡AFÍLIATE A UGT!

Más en esta categoría: « IMPRUDENTES ¿PARA QUIÉN EL ABISMO? »
volver arriba

Siguenos

Acerca de Nosotros

Empresas

Periódicos Digitales

Contenidos