Menu

Con el futuro de 2.699 compañer@s y sus familias no se juega

logougt

(Carta abierta al “empleado” Lucas Hernández) 

Nos sorprenden los comportamientos del Director General desde su  desconcertante nombramiento. Una primera etapa ausente en la gestión y ninguneado por el Presidente, eso sí, a cambio de incrementos salariales elevados, necesarios para que éste alcanzara su nivel retributivo deseado. Y ahora a las órdenes de los políticos desde que decidió “divorciarse” de quien le nombró (que confiamos cumpla su promesa  de abandonar la Caja para dedicarse a la docencia nada más concluir el verano). 

Contrario también a los intereses de todos nosotros, pues es consciente de que los deseos de sus empleados –que no compañeros- no pasan por ninguna integración. En reiteradas ocasiones –con argumentos- así se los hemos hecho saber, como los motivos de nuestra apuesta por las fusiones “siempre que se demuestren, justifiquen y expliquen con claridad los motivos por los que Caja Duero ha de abordar un proceso de fusión, y se asuman responsabilidades si las hubiera”. Y hasta ahora, señor director, usted no nos ha justificado, demostrado y explicado que exista esa necesidad. Tanto usted como su equipo directivo trasladan diariamente a la red que nos encontramos en una situación “confortable”,  abandonado definitivamente el eslogan de que “la caja nunca ha ido tan bien”.  

Ha sido incapaz de justificarnos razonadamente por qué apuesta por una integración y por qué tanta prisa.  Puesto que en menos de un año, obligado por los estatutos de la Caja tendrá que jubilarse al cumplir los 65 años y deberá dejar la dirección general, su falta de argumentos  nos invita a sospechar. Así, nos hacemos las siguientes preguntas: ¿por qué nos quiere embarcar en un proceso semejante a menos de doce meses de abandonar la Caja? ¿Le han prometido algo los políticos para su próxima efeméride? ¿Somos nosotros y nuestras familias moneda de cambio? 

Señor director: Cumpla con su obligación de facilitar a la representación laboral la información que, según estatuto de los trabajadores, debe entregarnos y con la periodicidad establecida. Y, sobre todo, defienda los intereses de Caja Duero y sus trabajadores que, evidentemente, no pasan por integraciones ni fusiones decididas por políticos. 

No se escude en los demás para justificar su falta de autoridad para abordar el necesario cambio en el equipo directivo, más preocupado siempre por su silla que por la Caja, porque hoy USTED ES EL UNICO EJECUTIVO. 

Para concluir un consejo: si tiene algo que comentar a esta sección sindical, como nosotros hágalo directamente. No utilice intermediarios.

 ¡¡NO A LA IN-FUSION!!  

¡¡SI, JUNTOS PODEMOS!!

 

volver arriba

Siguenos

Acerca de Nosotros

Empresas

Periódicos Digitales

Contenidos